EL CONSEJO DE DIOS 

“¿Quién es ése que entenebrece el consejo?” (Job 38:2).

             La pregunta es clave para nuestra comprensión de la obra de Satanás. ¿Quién es el que quiere apagar la luz de Dios? ¿Quién trata de oscurecer la revelación de Dios? ¿Quién nos lleva a confundir su Palabra, cuestionar su voluntad, dudar de sus designios? ¿Quién tiene la meta de entorpecer sus caminos y estorbar el cumplimiento de su voluntad? ¿Quién quiere arrojar una negra capa sobre le Persona de Dios para que no le veamos, ni le comprendamos y dudemos de Él?
             Antes de contestar a esta pregunta, vamos a definir lo que es el consejo de Dios. Para nosotros un consejo es una sugerencia que aceptamos o rechazamos. Puede ser sabio o no acertado, depende de la persona que la da y de nuestra inclinación de seguirla. Ahora, si un consejo viene de Dios, ¿es una sugerencia? ¿Somos sabios si lo desestimamos? ¿Es lo que se le ocurre en el momento, o tiene un valor eterno?  La Biblia defina el consejo de Dios como su eterna sabiduría, sus designios, su perfecta y predeterminada voluntad, su plan inmutable, su Palabra, el camino que tiene marcado para el hombre y para todo el universo desde antes de la creación.
 Vamos a mirar unos versículos que hablen del consejo de Dios para tener una idea global de lo que enseñan las Escrituras sobre el tema:

 Prov. 1:1-5. “Los proverbios de Salomón… para entender sabiduría y doctrina, para conocer razones prudentes, para recibir el consejo de prudencia…Oirá el sabio y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo
Is. 9:6. “Un Niño nos es nacido… y se llamará su nombre admirable Consejero” Hechos 2:23. “A Éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis”.  
Hechos 4:27, 28. “Verdaderamente se unieron en esta cuidad contra su santo Hijo Jesús… para hacer cuanto tu mano y tu consejohabían antes determinado que sucediera”.
Ef. 1:11. “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio (“consejo”en otras versiones) de su voluntad”.
Is. 46:9-11. “Yo soy Dios que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero… lo he pensado, y también lo haré”.
Prov. 8:14. La sabiduría habla: “Conmigo está el consejo y el buen juicio; yo soy la inteligencia; mío es el poder…por mí los príncipes determinan justicia”.

Jer. 7:24. Los que no recibieron el consejo de Dios: “Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado”.  

Salmo 1:1. “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos…sino en la ley de Jehová esta su delicia”.

Salmo 2:2. Existe lo opuesto al consejo de Dios, el consejo diabólico. ¡Nota su propósito!: “Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes tomarán consejo juntos contra Dios y contra su Ungido”. Éste mismo es el que oscurece el consejo de Dios.

V2BibleBooks 2010 - carte du site - contact - photos