¡OH QUE AMIGO NOS ES CRISTO! 

“Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14).

 

Es maravilloso tener a Jesús por amigo cuando estamos desilusionados. Habíamos esperando algo muy grande, teníamos mucha ilusión puesta en que algo iba a ocurrir, y no ha ocurrido. Habíamos orado, trabajado, esperado en Dios, y no pasó aquello que tanto deseábamos. La tristeza nos invade. ¿A dónde vamos a ir con nuestra pena? A nuestro amigo, Jesús. Él nos comprenderá. Nos consolará. Su amistad nos confortará. Es un buen amigo y su amistad es justo lo que necesitamos cuando estamos desencantados con la vida, decepcionados, y tristes. Al derramar nuestras lágrimas de frustración delante de este amigo en oración estamos consolados.

 O que Amigo nos es CristoÉl llevo nuestro dolor.El nos manda que llevemosTodo a Dios en oración. ¿Esta el hombre desprovisto De paz, gozo, y santo amor?Esto es porque no llevamos Todo a Dios en oración. ¿Estás débil y cargadoDe cuidados y temor?A Jesús refugio eternoDile todo en oración.¿Te desprecian tus amigos?Cuéntaselo en oración;En sus brazos de amor tiernoPaz tendrá tu corazón. Jesucristo es nuestro amigo:De esto prueba nos mostró,Pues para llevar consigoAl culpable, se humanó.El castigo de su puebloEn su muerte él sufrió;Cristo es un amigo eterno;¿Solo en él confío yo. 

H. Bonar, L. Garza Mora, trad.      

V2BibleBooks 2010 - carte du site - contact - photos