ORANDO POR UN JOVEN QUE QUIERE SERVIR A DIOS

 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús” (Fil. 2:5).

 Conocemos a jóvenes que quieren dedicar sus vidas al servicio de Dios. ¿Cómo, pues, hemos de orar por ellos?              

Hemos de pedir que el Señor les guarde de la tentación. La tentación es un atajo para llegar a lo deseado. De entrada parece cosa buena, parece ser el camino indicado a seguir, pero no lo es. Solo con un profundo entendimiento de la Palabra de Dios se da cuenta de que la idea propuesta fue una tentación.  

Hemos de orar para que el Señor les guarde de un ministerio que no es para ellos, aunque sea atractivo; qué no sean distraídos para ir por un camino que no esté en el centro de la voluntad de Dios.

 Que el Señor les enseñe la humildad de Cristo. Que la comprendan. Qué les guarde del deseo de poder y gloria para sí mismos, del orgullo y todas sus ramificaciones; que sean personas sumisas a Dios y a sus superiores.

 Que tengan hábitos sanos, que sean disciplinados, que tengan vidas ordenadas. Que nieguen la carne y alimenten el espíritu.

 Que el Señor les guarde de enamorarse de chicas que no les puedan acompañar en el ministerio, que no compartan su visión. Que encuentren a la que tiene Dios para ellos, y que la respeten durante todo el tiempo del noviazgo; que no caigan en la práctica del amor según la mentalidad de mundo, sino que se mantengan puros hasta el día de su matrimonio.

 Que no pierdan su pasión para Dios, su para Palabra y para las almas. Que no tengan pereza a la hora levantarse para orar, o la de ir a la calle en búsqueda de las almas. 

 Que no pongan su confianza en personas que no son dignas de ella; que no sean engañado por nadie; que no escojan como modelos a los que no sirven para ello. Pide que Dios les dé discernimiento.  

 Que no se centren en el uso de sus dones o en su ministerio, sino en el Señor.

 Que sacrifiquen la gratificación y ambición personal para hacer la voluntad de Dios; que tengan la mentalidad que tuvo Cristo, que se humilló y se sacrificó para glorificar al Padre y servir a sus semejantes.

V2BibleBooks 2010 - carte du site - contact - photos