PABLO, TRABAJADOR

“A fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí” (Col. 1:29).

Pablo recibió una llamada clara cuando se convirtió, llamada que vino en el contexto de la oración, una visión, una profecía, una sanidad milagrosa y el ministerio de otro hermano en la fe. Consistía en llevar el evangelio a los gentiles, a los judíos y a reyes con mucho sufrimiento. (Ver Hechos 9:15, 16).

Pablo fue fiel a su llamada llevando el evangelio a los gentiles, y la profecía de mucho sufrimiento también se cumplió, pues dice que está cumpliendo en su carne “lo que falta de las aflicciones de Cristo”por los creyentes de Colosas (Col. 1:24). La medida de los padecimientos de Cristo a favor de su iglesia sigue cumpliéndose por medio de sus siervos quienes sufren para que otros lleguen a la madurez en Cristo.

Que los gentiles también iban a participar en Cristo es un secreto que no fue revelado en el Antiguo Testamento. Se pensaba que el pueblo de Dios solo consistía en los judíos. Pero ahora este misterio ha sido revelado: judíos y gentiles se unen para formar un solo cuerpo en Cristo. Es “el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado”(v. 26), y Pablo tiene una parte importante en llevar a cabo este plan de Dios, de alcanzar a los gentiles con la salvación de Cristo. Como Pablo dice a los colosenses: “Cristo en vosotros (¡gentiles!), la esperanza de gloria”(v. 27).

Pablo no solamente anuncia el evangelio, trabaja duramentepara que estos nuevos creyentes alcancen madurez en Cristo. Les amonesta y les enseña con sabiduría y con poder. Nos dice que anuncia a Cristo “amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría” (v. 28). Pablo realiza la obra “según la potencia de élque “actúa poderosamente en él”. Trabaja con el poder y la sabiduría de Cristo mismo (v. 29).

Servir al Señor requiere haber recibido una llamada, implica sufrimiento, y cuesta mucho trabajo de nuestra parte si vamos a alcanzar el propósito por el cual el Señor nos llamó. En el caso de Pablo, su llamada era trabajar en la enseñanza acompañada por la amonestación, equipado con la sabiduría y el poder del Señor mismo, con una meta clara, la de presentar a todo hombre perfecto en Cristo.

En su vida hubo profecía, visiones, sanidad milagrosa, y, a la vez, mucho sufrimiento y trabajo costoso, una combinación de lo divino y lo humano en conjunto para la edificación de la iglesia de Cristo. Que el Señor también nos conceda lo mismo, una clara llamada, su divino poder y sabiduría, la parte sobrenatural, y que pongamos de nuestra parte, lo natural, trabajando duramente, usando su divino poder para convertir lavisión en realidad.


V2BibleBooks 2010 - carte du site - contact - photos